La nueva jefa toma el mango