Lara Duro: bautismo de fuego