Se tenían ganas: Marco Banderas y Bibian Norai, ¿que más se puede decir?